Miércoles, 17 de Julio de 2019 

Yom Rebii, 14 Tammuz 5779
 
 
Programación diaria
Informativos
Cultura
Música
Especiales
Tradición y religión
Shoa
Sociedad
Díalogo Intercultural
Otros idiomas
Centro Sefarad Israel
Enlaces
Buscar en Radio Sefarad
Archivo antiguo
Quienes somos
Contacto
Vídeos

Podcast

Podcast Feed
Banner
Banner
Banner
“Máscara” de Stanislav Lem, con su editor Enrique Redel (30/1/2014) E-mail

 

Navegue mientras escucha


Máscara reúne trece relatos del maestro polaco de la ciencia ficción, Stanisław Lem, -“el profeta de la incomunicación” en definición de su editor Enrique Redel- nunca hasta ahora publicados en castellano. 

Lem, autor de obras maestras como Solaris, está considerado uno de los escritores más radicales, visionarios e influyentes de la reciente literatura europea, y uno de los pocos escritores que siendo de habla no inglesa ha alcanzado fama mundial en el género de la ciencia-ficción.  

Stanisław Lem, nació en 1921 en Lvov, ciudad de Ucrania que hasta 1939 perteneció a Polonia. En 1942 los judíos de Lvov son enviados a las cámaras de gas de Belzec, salvándose los Lem gracias a documentos de identidad falsos y a que lograron dejar el ghetto a tiempo.
En 1944 Lem se traslada a Cracovia, continuando sus estudios de medicina allí, por la especialidad de Psicología. Ese mismo año publicaría su primer libro, “El hombre de Marte”.
 
“Máscara”, editado por Impedimenta agrupa trece piezas escritas a lo largo de más de cuarenta años  Aparentemente, la selección de los relatos recopilados en “Máscara” no se rige por ningún criterio específico,  pero existe un indudable hilo de afinidad entre los relatos reunidos: la visión de la Naturaleza como una incansable creadora de nuevos y diversos seres, la elucubración sobre los nuevos tipos de inteligencia, la libertad como utopía, los límites de la bioingeniería o la inteligencia artificial.
 
El propio Stanisław Lem, dijo: “Me doy cuenta muy bien de las molestias que he causado y sigo causando a mis lectores. Precisamente porque cambio de diapasón y por el nivel de dificultad de mis obras. Mi ambición consistía en escribir siempre en el mismo nivel. Pero esto no se puede mantener. Simplemente, porque yo mismo cambio. He llegado a una conclusión bastante optimista de que el lector que compra mis libros es más sensato de lo que uno puede pensar, que incluso si no llega a comprenderlo todo, espero que mi compromiso con la problemática le anime y le enganche en la lectura”.
 
Y una cita más aparecida en el New York Times: “Leed a Lem: es un gran escritor y una de las mentes más poderosas de nuestros tiempos”.