Miércoles, 25 de Noviembre de 2020 

Yom Rebii, 9 Kislev 5781
 
 
Programación diaria
Informativos
Cultura
Música
Especiales
Tradición y religión
Shoa
Sociedad
Díalogo Intercultural
Otros idiomas
Centro Sefarad Israel
Enlaces
Buscar en Radio Sefarad
Archivo antiguo
Quienes somos
Contacto
Vídeos

Podcast

Podcast Feed
Banner
Banner
Banner
“La mujer judía” de Bertolt Brecht, con María Porcel (10/1/2014) E-mail

 

Navegue mientras escucha

"Judith: mujer de Judea, como su propio nombre indica es una mujer judía, casada con un alemán, burguesa, lo tuvo todo y sabe que ya no le pertenece nada… Ha querido a su marido, probablemente aún lo siga queriendo, pero algo ha cambiado…
 
Por la forma de su nariz, por el color de su pelo… ha perdido sus derechos, incluso el de ser querida por su marido .Ahora toca huir… no hay peor destino que el que nunca hubieses imaginado que podía llegar, y ahí está, llamando a la puerta con un brusco Hai Hitler!"
 
Bertolt Brech escribe entre 1933 y 1939 "Terror y miseria del III Reich". Uno de sus 24 textos es un monólogo que Maria Porcel adapta, dirige e interpreta en una propuesta escénica que nos presenta la madrileña sala Teatro del Arte durante todo este mes de enero.
 
María es Judith... 
 
Del dosier del espectáculo:
 
Objetivos

Conmover, remover, tirar por tierra los cimientos de lo que dejamos que sucediese y a la vez nos repugna, pero cabe preguntarnos, a muchos no nos tocó vivir el Holocausto, pero si sucediese ahora ¿haríamos algo?

Puesta en escena
 
Es una obra directa, sencilla, que mira al espectador a los ojos, y muchos bajan la mirada, no por miedo o por que no les gusté, sino por vergüenza, el ser humano se arrepiente y se avergüenza de lo que ocurrió… porque eso delata las atrocidades que somos capaces de cometer los unos con los otros… Por eso la gente baja la mirada, porque si se  intentó acabar con un pueblo sistemáticamente sin el más mínimo reparo, ¿que daños no causamos o causaremos a los que están más cerca de nosotros, sin que se nos remueva la conciencia?Puesta en escena).

Una bombilla, un mendrugo de pan, una tiza; para masticar el dolor y dibujar con trazos esperpénticos la soledad, el vacío, pero sobre todo el abandono.
Imágenes, que se proyectan, que se dibujan con la cara, que se expresan con el cuerpo… y con la mirada… sobre todo con la mirada, al espectador, al que un día podría pasar de ser víctima a verdugo… o al revés.
 
"La mujer judía" de María Porcel en Diario Crítico