Martes, 1 de Diciembre de 2020 

Yom Shelishi, 15 Kislev 5781
 
 
Programación diaria
Informativos
Cultura
Música
Especiales
Tradición y religión
Shoa
Sociedad
Díalogo Intercultural
Otros idiomas
Centro Sefarad Israel
Enlaces
Buscar en Radio Sefarad
Archivo antiguo
Quienes somos
Contacto
Vídeos

Podcast

Podcast Feed
Banner
Banner
Banner
Bajo dominio musulmán (15/10/2013) E-mail

 

Navegue mientras escucha

SELECCIÓN DE TEXTOS utilizados por Óscar Monterreal para este decimosexto programa  “Bajo dominio musulmán” y un artículo

Sobre la llegada de los musulmanes a la Península:

Durante el asedio, los judíos se encierran en sus hogares esperando impacientemente el desenlace. Contrariamente a lo que sienten por los godos y su clero, no temen en absoluto la llegada de los musulmanes en los que tienen puestas todas sus esperanzas, pues no olvidan que los reyes visigodos los han oprimido despiadadamente.


Crítica al cristianismo:
La invasión supuso un cambio radical de poder bajo las nuevas autoridades. Desde el punto de vista religioso, los judíos mantuvieron toda una doctrina crítica contra el cristianismo que hasta entonces no habían podido desarrollar con plena libertad. Sin embargo, esta crítica doctrinal no tuvo su paralelo con los musulmanes, ni éstos se lo habrían permitido. Los especialistas consideran que la crítica judía al cristianismo en al-Andalus fue el fundamento de la literatura hebrea anticristiana en Europa.


Un comentarista del Corán de finales del siglo XI escribió cómo se debe proceder en el pago de la yizya (impuesto especial):

Cuando pague debe permanecer en pie mientras el recaudador de impuestos está sentado. El recaudador le agarrará por el cuello sacudiéndole y diciéndole: ¡Paga la yizya!, y cuando haya pagado recibirá un cogotazo. 

Otro jurista del siglo XV escribió que esta humillación debe ser en pública, para que contemplen el espectáculo: 

Quizá al final terminarán por creer en Dios y Su Profeta, y así serán liberados de esta vergonzosa burla.


Sobre los trabajos que deben desempeñar los judíos y los cristianos:
 
Un musulman ne doit pas servir de masseur à un juif ou à un chrétien ; il ne doit ni jeter leurs ordures, ni nettoyer leurs latrines : le juif et le chrétien sont en effet plus désignés pour ces besognes, qui sont des travaux vils. Un musulman ne doit pas s’occuper de la bête d’un juif ou d’un chrétien, il ne doit pas leur servir d’ânier, ni leur tenir l’étrier. Si l’on s’aperçoit que quelque musulman a contrevenu à ces défenses, il sera blâmé.


Poema de Abu Ishaq que alentó la persecución judía de 1066 en Granada:
 
No penséis que matarles es violar la fe
violar la fe sería dejarles seguir adelante.
Han violado nuestro pacto con ellos
¿cómo podéis ser culpables contra los violadores?
¿Cómo pueden mantener ningún pacto
si estamos escondidos mientras ellos destacan?
¡A su lado somos ahora los humildes,
como si estuviéramos equivocados y ellos en lo cierto!


El sultán de Granada a partir de 1073, Abd Allah, explicó en su crónica las causas del progromo:
 
Tanto la gente corriente como los nobles estaban irritados por la perfidia de los judíos, los infames cambios que habían causado en el orden de las cosas y los cargos que ocupaban en violación de su Pacto. Allah decretó su destrucción el sábado 10 de safar de 459 (31 diciembre de 1066)... El judío escapó al interior de palacio, pero la multitud lo persiguió hasta allí, lo capturó y lo mató. Pasaron a todos los judíos de la ciudad por la espada y les quitaron una cantidad enorme de sus propiedades.