Lunes, 23 de Septiembre de 2019 

Yom Sheni, 23 Elul 5779
 
 
Programación diaria
Informativos
Cultura
Música
Especiales
Tradición y religión
Shoa
Sociedad
Díalogo Intercultural
Otros idiomas
Centro Sefarad Israel
Enlaces
Buscar en Radio Sefarad
Archivo antiguo
Quienes somos
Contacto
Vídeos

Podcast

Podcast Feed
Banner
Banner
Banner
Shavuot y la moral humana (11/5/2013) E-mail
Estamos a las puertas de la última gran fiesta del calendario hebreo anual, Shavuot, una de las tres peregrinaciones que en tiempos bíblicos vaciaban la tierra de Israel encauzando a hombres y primeras cosechas de la temporada hacia el Templo. Era una señal de agradecimiento no sólo por el regalo que la naturaleza nos hace cuando la luz vuelve a dominar los cielos, sino también por dotarnos de un código moral -el de los mandamientos- que miles de años después sigue vigente e inspirando a las sociedades más avanzadas de nuestros días. Por eso, Shavuot no tendría que ser una fiesta exclusivamente judía, sino ser proclamada Jornadas Universales de la Moral Humana.
 
Un título así para una celebración internacional es probable que a muchos les suene ridículo, pero si hay algo que hoy día azota a estas mismas sociedades civilizadas es, como decía el viejo tango, la falta de respeto y el atropello a la razón. Sirvan de ejemplo dos sucesos de la actualidad de esta misma semana: el discurso del Primer Ministro húngaro en la inauguración del Congreso Judío Mundial en Budapest y el (¿supuesto?) boicot anti-israelí del físico teórico Stephen Hawking. 
En el primer caso, y menos de 24 horas después de celebrarse una manifestación neonazi del tercer partido del país –Jobbik-, el jefe de gobierno se jactó de su tolerancia cero al antisemitismo y se congratuló de la falta de asesinatos a escolares judíos ante sus invitados. Si no lo creen, lean la transcripción y traducción de su discurso completo. Falta de respeto.
En el segundo caso, el mediático Hawking, que visitó Israel en los últimos años al menos en dos ocasiones para ser homenajeado, se suma a la lista de los intelectuales que promueven no oír a los catedráticos de las universidades israelíes, algunos de los cuales son pioneros internacionales en el desarrollo de tratamientos contra la terrible enfermedad degenerativa que sufre el físico británico y otros son punteros en la tecnología que ha permitido a Hawking seguir desarrollando su labor científica. Atropello a la razón.
Ambos casos son caras de la misma moneda del derrumbe moral que también afecta al liderazgo político y económico, no sólo de las sociedades de Occidente, sino que se adueña de los tiernos brotes de libertad de pasadas y pisoteadas primaveras populares, no sólo en el mundo árabe, también en el descarrilamiento de muchas democracias latinoamericanas y en otros escenarios en los que las protestas son decapitadas antes que lleguen las cámaras.
Los judíos no hemos abandonado los diez mandamientos. Al contrario, nuestros sabios han conseguido depurar de la Torá 613 preceptos. Ello, por supuesto, no nos inmuniza ante la pérdida del camino, pero sigue iluminando una misma senda, clara y precisa, a lo largo de los tiempos y las vicisitudes. 
Siete semanas después de celebrar la libertad del yugo de Faraón, menos de un mes después de recordar a los luchadores por la dignidad que se levantaron contra los nazis en Varsovia y a la semana siguiente de celebrar la liberación y reunificación de la morada de nuestro corazón (Jerusalén), la moral que deberíamos rescatar todos en Shavuot simboliza el eslabón siguiente al de la libertad que añoramos y conseguimos: el de la responsabilidad por cómo y para qué la utilizamos.
 
Shabat shalom y Jag Shavuot Sameaj
 
Jorge Rozemblum
Director de Radio Sefarad